La historia de la merienda y un helado de zanahorias

La historia de la merienda y un helado de zanahorias

La merienda, etimológicamente hablando es una ‘comida ligera que se ingiere a media tarde’. La palabra proviene del vocablo latín “merenda” que significa merecer o ganar. Tendría algo que ver con lo que “se merece”, es decir, merecer el bocado de la tarde. Pero… ¿Y por qué era tan merecido? ¿Y quién lo merecía?

He leído varias versiones y algunos lo relacionan con el bocado que se le daba a un soldado cuando se lo merecía. Otros, sin embargo, explican que estaría más relacionado con lo merecido después de una larga jornada de trabajo, y más si pensamos en épocas en las que la despensa no era tan abundante y poder picar algo a media tarde debía de ser realmente un privilegio.
Sea cual sea su origen lo que sí que está claro es que la merienda respondía a un premio, era un homenaje, lo cual la dignifica más que en la actualidad. Se trata un refrigerio, es un alimento ligero, liviano, más o menos pequeño, que ingerimos para recobrar fuerzas y poder llegar a la comida principal más aliviados, pero no nos debe quitar del todo el apetito, sobre todo en el caso de los niños, a fin de que puedan comer bien el almuerzo o la cena.

Bueno, ayer después de haber trabajado mucho nos merecíamos una merienda, como este helado de zanahorias.

Primero pelé, corté y herví al vapor 3 zanahorias medianas. Luego las procesé muy bien hasta que quedó una pasta homogénea y bien cremosa.

DSCN6931

Después le agregué 1 pocillo de azúcar mascabo y 1 banana y procesé nuevamente.

DSCN6932

Me quedó una pasta bien lisa, suave y la llevé al freezer.

DSCN6935

Mi bebé se encargó de limpiar muy bien los utensilios de cocina.

DSCN6937

Así quedó el helado de zanahorias.

DSCN6973

Una mamá, clown de profesión, y su pequeño se lo comieron todo. Lo tenían merecido. 😉

DSCN6970

¿Te gustó esta historia?

Espero tu comentario.

Abrazos.