2° Taller On line de Brotes y Germinados

El sol viene asomando y con él los primeros brotes se desperezan. Es momento para salir de casa, preparar las semillas, hacer la huerta y consumir alimentos bien frescos.

La vida pulsa en una semilla.

La vida pulsa en una semilla.

El objetivo de este taller es que amplíes tu manera de alimentarte, y que te acerques a la naturaleza desde la cocina.

Los brotes y germinados han formado parte de la alimentación de los pueblos desde muy antiguo. Hoy estamos en el proceso de redescubrirlos y de experimentar los múltiples beneficios que aportan.

Para realizarlo no debes tener conocimientos previos de cocina ni de medicina.

Los temas que se abordaremos son:  Qué es un brote. Qué es un germinado. Utilización a lo largo de la historia.  Procesos químicos de la germinación. Cómo  cultivarlos en casa. Formas de brotar. Tipos de germinadores. Utilidad para la huerta y la cocina. Variedades. Cuidados especiales. Beneficios para la salud. Recetas (panes, panqueques, sopas, postres, cócteles, ensaladas).

El taller tiene una duración aproximada de 1 mes. Está dividido en cuatro módulos. El material se entrega semana a semana. Es completamente on line.  Las consultas podrás realizarlas por Whastapp o por Facebook.

Valor: “It’s up to you” (depende de vos, de tu conciencia, de tu generosidad).

Comienza el martes 18 de Octubre !

Te interesa?!

Entonces completá el formulario de contacto para sumarte a las actividades.

Un fuerte abrazo!

❤ Melina.

Una galletita vegana y sin gluten, con 3 ingredientes!

Esta galletita nace una tardecita de domingo en medio del monte, cuando escasea la premezcla para celíacos, el vientito sopla helado y justo viene gente visitarnos para compartir una charla, con algo calentito de por medio, y amontonarnos alrededor de la salamandra.

Es realmente muy simple y lleva sólo unos minutitos… y nos deja volar más allá del gluten. Es muy importante para el celíaco poder disponer de recetas sencillas, rápidas, nutritivas,  integrales, y con ingredientes autóctonos siempre que se pueda! (Como para variar entre tanto almidón y refinado que no nutre).

Procesás 1 paquete de galletas de arroz integral (fijate que hay marcas que usan sólo arroz integral y agua).

Luego agregás 3 cucharadas de cacao amargo.

Por último incorporás 2 cucharadas de arrope de mistol o chañar.

Mezclás primero con cuchara y luego con la mano.

Le das forma con las manos, o bien con una cuchara o moldecito.

Podés servirlas así húmedas o bien las llevás a horno moderado por 15 minutos y luego las dejás enfriar.

Galleta sin TACC

Me gustaría recibir tu comentario, sobre todo si sos celíaco, o convivís con uno de ellos.

Un fuerte abrazo!

Melina.

Y vos: ¿cómo experimentás la cocina?

Y vos: ¿cómo experimentás la cocina?

“La cocina es un arte” es un dicho que forma parte del acervo popular, cuyas implicancias y significado escapan normalmente a la conciencia individual. Una frase tan simple significa para muchos la confirmación de que la cocina es una ciencia o actividad de elite, de aquellos privilegiados que tienen la creatividad, el tiempo y el dinero de pensar y crear las comidas con un toque personal. Y por ello, suele dejar afuera a una gran cantidad de personas, que a diario cocinan para sí mismos o para un grupo, con lo que tienen, lo que pueden, lo que encuentran y lo que saben. Lamentablemente, suponemos que no todos tenemos el tiempo para ser artistas en nuestra vida cotidiana.

Entender a la cocina como un arte se relaciona más con descubrir que cocinar es lo que cada uno de nosotros hace para alimentarse, es el arte de hacer lo que nosotros deseamos comer. Es decir, es un arte personal, primero, para compartir después. A pesar de constituir un mundo de recetas con cantidades milimétricamente especificadas, el éxito de un plato va más allá de la precisión y disciplina en mezclar, batir, medir, saltear, hornear, etc. Cocinar es un arte que emana de nuestros instintos y necesidades básicas, es toda una (a)ventura cotidiana.

“Comestible” es toda sustancia nutriente o inerte capaz de ser metabolizada por el organismo. No obstante, lo que para cada uno de nosotros es comestible depende de lo que nuestro entorno familiar o cercano considera como tal, de los sabores conocidos, del manejo de especias y condimentos, del protocolo y las reglas de comensalidad que practicamos, entre otros factores. Cocinando vamos conociéndonos, comprendiendo hasta qué punto estamos condicionados para llamar “alimentos” a un determinado grupo de sustancias comestibles, entendiendo el bagaje cultural que matiza nuestra mesa y nuestra vida.

El procurarnos el alimento es un acto que trasciende los fines nutricionales de generar una buena calidad de sangre para una mejor nutrición de nuestros sistemas y obtener así mayores reservas de energía y vitalidad. Nos alimentamos para satisfacer, además, necesidades que tienen que ver con nuestras relaciones sociales, estados mentales y emocionales, disposiciones horarias, actividad física y laboral, etc. Es este cúmulo de factores personales ajenos a la alimentación, junto a las reglas sociales de cocina, lo que determina las combinaciones aceptables de sustancias comestibles que llamaremos “plato”. Y así es que en cada uno de los platos que cocinamos y humean en nuestra mesa, vamos plasmando nuestro ser y a toda la cultura en la que estamos inmersos.

Y para vos: ¿cómo experimentás la cocina?

Espero tus comentarios!

Hasta el próximo post.