¿Y si te dijera que ya no necesitás (para nada) la leche de vaca en la cocina? Seguime y descubrí el mundo de las horchatas y otras rarezas

¿Y si te dijera que ya no necesitás (para nada) la leche de vaca en la cocina? Seguime y descubrí el mundo de las horchatas y otras rarezas

Buenos días!

Desde hace mucho  tiempo vengo probando diferentes tipos de horchatas – también llamadas leches vegetales – e incorporando a preparaciones y día a día descubro que las posibilidades de combinaciones son infinitas así como los sabores,  y además nos permiten ir limitando el consumo de leche de vaca.

La leche que solemos hacer en casa es la de castañas de cajú, o de nueces y tienen muy buena aceptación por parte de la familia.

Las leches vegetales son muy versátiles y pueden utilizarse para múltiples preparaciones. Podemos hacer leche de alpiste, almendras, arroz, avellana, avena, castaña de para, castañas de cajú, cebada, coco rallado, girasol pelado, maní, melón, mijo pelado, nuez de macadamia, nuez pecan, pistacho, quinoa, sésamo, soja orgánica, al menos he probado todas esas variedades. En España las hacen de semillas de piñones y de chufas.

ACTIVACION DE SEMILLAS

Para comenzar, el primer paso es la activación de las semillas, que tiene que ver con despertar la vida desde su estado latente. Para ello, en un bowl colocamos agua abundante y lavamos las semillas, algunas deberán lavarse más cuidadosamente que otras (como es el saco de la quinoa). Luego las escurro y las dejo en remojo el tiempo que cada una necesite. Las únicas que se exceptúan de este paso son las semillas de lino, las de chía y las de mostaza.

Luego del remojo coloco las semillas en una licuadora junto con agua que apenas las tape, e iré procesando hasta que quede una masa líquida y bien homogénea. Luego dejo decantar y puedo filtrarla o no.

¿Qué diferencia hay entre filtrarla o dejarla cómo está? La diferencia tiene que ver con que generalmente en la leche de vaca no hay grumos o trocitos que debamos masticar, es decir, que si no la filtro se va a ver menos parecida a la leche de vaca, y la textura siempre  impacta al paladar del niño. Quiero decir que, puede que la leche le guste pero no la va a tomar por ese grumito que le quedó. Así que, en el caso de que tengas niños pequeños, lo ideal es filtrarla y guardar el residuo para otra preparación.

Horchata de almendras

Ahora viene el momento de  endulzar. Los endulzantes naturales pueden ser: stevia rebaudiana, miel de abejas o miel de cereales, azúcar mascabo, dátiles, higos secos o medallones de durazno o peras desecadas. También puede endulzarse con pasas de uva. Otra opción son las frutas frescas como banana, peras, durazno o mango. También puede endulzarse con algarroba.

Leches vegetales

Puedo enriquecerla agregándole una grasa, como ser: un buen aceite ecológico de primera presión en frío (de girasol, oliva, coco, sésamo, chía). Cada aceite aportará diferente sabor y propiedades.

Es muy importante tener en cuenta que la temperatura varía considerablemente el sabor de cada leche vegetal y los niños lo perciben de sobremanera. Recomiendo servir a temperatura ambiente e ir experimentando luego. Guardar en botella de vidrio. Se conserva por 24 a 36 horas.

Dentro de los usos posibles, además de consumirse solas, las leches puede usarse para agregar a infusiones, en repostería y panificados,  para hacer licuados. También vienen muy bien en la elaboración de cremas y helados. Las sopas crema quedan excelentes,  y además sirven para espesar la leche materna.

Es importante considerar que siempre se prefieren aquéllas leches que sean lo menos invasivas con respecto al sabor, y al aroma, como lo es la leche de avena y la de almendras y la leche de arroz. La leche de nuez también es una buena opción pero es un poquito más invasiva. La que no recomiendo es la de castaña de para o la de sésamo.

432284_2923249812914_1610910741_2608586_1037443877_n


Algunos ejemplos

LA VEDETTE DE LAS HORCHATAS: LECHE DE ALMENDRAS

En primer lugar voy  a darles una receta de una leche de almendras sumamente rica, para hacerla y tomarla en el día. Primero dejamos en remojo unos 150 gramos de almendras durante toda la noche. A la mañana siguiente hervimos un poquito de agua, apagamos el fuego y ponemos las almendras dentro por unos 3  a 5 minutos. Esto permite que la piel se despegue mucho más fácil al pelarlas. Luego las procesamos en la licuadora con agua filtrada hasta formar una crema homogénea. Después filtramos con bolsa de lienzo. Luego endulzamos a gusto.  Dentro de las características y propiedades de la almendra es importante mencionar que más del 55% de su peso está formado por materia grasa, con predominio monoinsaturados (38%) y  de omega 6 (10%). Mucha proteína (20%), completa y de fácil asimilación. Buena dosis de minerales (calcio, magnesio, hierro, fósforo, potasio, cinc, cobre, manganeso) y vitaminas (B1, B6 y E). El consumo de almendras estimula la secreción láctea y mejora la circulación sanguínea. Además se ha demostrado que la leche de almendras reduce el colesterol sanguíneo el doble que el aceite de oliva.

CHOCOLATADA

Este leche chocolatada la hicimos en casa usando 1 litro de agua, 4 cucharadas de avena arrollada, 1 cucharadita de esencia natural de vainilla, 2 cucharadas de cacao amargo, 1 pizca de canela en polvo, 2 cucharadas colmadas de azúcar mascabo. Dejo en remojo la avena por toda la noche. Luego la cocino en el agua filtrada revolviendo constantemente. Cuando está lista, la saco del fuego y le agrego los otros ingredientes. Mezclo bien y dejo la preparación tapada sobre la mesada hasta que se entibie. Luego la filtro y la guardo  en botella de vidrio por unas 24 horas.
Dentro de la propiedades de la avena podemos mencionar que reduce el colesterol, desintoxica la sangre, es muy beneficiosa en gastritis y úlceras. Se indica su ingesta en hipotiroidismo y en diabetes. Contiene una buena cantidad de fibras que contribuyen al buen funcionamiento intestinal. Los betaglucanos, presentes en la avena, forman una película fina que protege la pared intestinal. Un dato muy importante es que la avena contiene pequeñas cantidades de gluten, por lo que no puede ser utilizada como cereal alternativo para la dieta de los celíacos (sin embargo hay marcas de avena aptas para celíacos que no contienen gluten).

LECHE DE ARROZ

La más económica, la que nos enseñaron nuestras madres y abuelas, pero con algunas variaciones, ya que hay formas de evitar cocciones prolongas y de esta manera ahorrar energía y tiempo. Para hacer leche de arroz y que salga bien sólo hace falta tiempo, porque debe quedar en remojo durante unas 12 horas. Prefiero siempre arroz yamaní, ya los orientales lo llaman el alimento perfecto por su equilibrio Ying-Yang.  Para hacer la leche pongo 1 tacita de arroz (previamente remojado) en 6 tacitas de agua. Lo cocino hasta que rompe el hervor. Luego lo retiro del fuego, le agrego arrope o miel de cereales para endulzar. Licuo todo y filtro. Lo guardo en botella de vidrio por unas 24 horas. No dura más de ese tiempo en heladera.


RAREZA CON SABOR A LECHE: JIN XUAN TEA

Por último me acordé de este té taiwanés, perteneciente a la familia de los oolongs ó tés azules.  Al tomarlo sabe mantecoso y tiene sabor lácteo. Es realmente exquisito y vale la pena probarlo Gracias a Anabella, Majo, Constanza y Viviana, lindas mujeres y sommeliers de té que me recordaron el dato  😉

DSCN6084

Espero tus comentarios!

Un abrazo afectuoso y hasta la próxima.

 

Taller on line de alimentación natural y cocina vegetal para la infancia

Hace tiempo que quería organizar un taller de alimentación natural para niños y al fin pude lograrlo. En mi día a día como mamá,  como te debe pasar en casa, es realmente un desafío permanente que mis niños se alimenten bien, los dulces y snacks industriales dificultan mucho esta tarea. Este taller nace de mi experiencia sobre cómo hacer que un niño coma frutas, verduras, frutas pasas, leches vegetales y hamburguesas de cereales en estos tiempos de fast food.
Además podrás:
• Comprender por qué cuesta tanto incorporar vegetales a la alimentación de los niños.
• Aprender técnicas para ampliar el paladar infantil.
• Elaborar preparaciones nutritivas, ricas y saludables con recetas sin aditivos, sin refinados, ni productos animales.
Cocinar de una manera más saludable, práctica, sencilla y económica.

Youtube5

Si deseas participar de este comunicate vía mail a cocinamedicinal@gmail.com y con gusto te brindaré más detalles.