20 usos medicinales, cosméticos y culinarios de la avena – Parte II

Como ya mencionamos en el post anterior la avena es muy noble y versátil. Puede formar parte de muchas fórmulas y recetas, ya sea de cosmética, medicina o cocina. Se utiliza en Herbolaria desde tiempos immemorables, siendo un cereal muy bueno cuando deseamos mejorar nuestra piel, cabellos, uñas y función intestinal.

Vamos a ver ciertas indicaciones específicas donde también es importante reconocer la parte de la planta a utilizar y su estado.

Se usa la planta entera en decocción para baños en problemas de piel, tal es el caso de la dermatitis atópica.

Puede utilizarse el grano en emplasto en afecciones como el eccema, los herpes y las aftas.

La paja de avena es utilizada por la medicina herbaria tradicional como extracto líquido, tinturas, polvos e infusiones, sobre todo para combatir la artritis y el reumatismo. También integra remedios contra catarros y enfriamientos para favorecer la sudoración. Además puede utilizarse en infusión para tratar insomnio.

La harina se utiliza en las curas de avena para la diabetes. Se dan diariamente 250 gramos de durante 3 ó 4 días alternando con 3 a 4 días de verduras. Con esta dieta el enfermo reduce muy significativamente los valores de secreción de glucosa por orina y en sangre.

También, en casos de gastroenteritis, el mucílago de la avena es muy apreciado.

En los efectos psíquicos, activas y dan luz y calidez, mejora la disposición anímica. Esto debería ser aprovechado en beneficio de los niños y adultos que denotan depresión y falta de iniciativa.

En terapia floral: El doctor Bach recomendaba su remedio de flor de avena silvestre (Wild Oat) para los momentos de incertidumbre e insatisfacción.

Para los casos de acné y arrugas prematuras, una receta muy buena y sencilla de preparar es la mascarilla facial de avena y miel, nuestras abuelas solían utilizarla. Para hacerla vas a necesitar 3 cucharadas de avena arrollada y 1 cucharada de miel de monte (si eco mucho mejor). Cocinás la avena hasta que rompe el hervor, luego la retirás del fuego y la dejás en reposo tida la noche. A la mañana siguiente la colás muy bien (con bolsita para leches vegetales), no debe quedar residuos de avena, solo la leche. La entibiás y mezclás con la miel. La colocás tibiecita sobre la piel, es más fácil con un pincel. Dejás actuar una media hora. Retirás con agua  tibia y paño de algodón.

Galletas dulces

Esta receta es sumamente fácil!

Vas a necesitar 2 tazas de avena arrollada. 1 taza de semillas trituradas de zapallo, sésamo o girasol. 2 cucharadas de arrope de mistol. 2 cucharadas de aceite de oliva extravirgen.

Prendés el fuego, colocás la sartén y dentro el aceite de oliva, a ello le agregás la avena. Removés con cuchara para que no se pegue. Agregás las semillas molidas. Seguís removiendo. Cuando comenzás a sentir un olorcito a tostado retirás del fuego. En caliente, mezclás con el arrope de mistol. Haces bolitas que luego achatás, podés ayudarte para que no se te peguen las manos con algo de harina de avena (tenela a mano para espolvorear). Las colocás en una placa aceitada /espolvoreada. Llevás a horno fuerte hasta que se sequen (nosotros las hacemos sobre la salamandra) unos 15 a 20 minutos.

100_3597

Bollitos salados

Para esta recetas vas a necesitar: 400 gramos de avena arrollada. 1 cucharada de sal rosada. 1 cucharada de mostaza en polvo. 1 cucharada de cebolla en escamas. 1/2 pocillo de aceite de oliva. 1 cucharadita de tahini (pasta de sésamo). Tener a mano un bowl con semillas trituradas de sésamo.

La noche anterior ponés a remojar 250 gramos de avena (que apenitas esté húmeda) a la que condimentás con la sal, la mostaza y la cebolla en escamas. A la mañana siguiente, quedará una masa compacta a la vas a agregarle el tahini y el aceite de oliva, y mezclás. Con una cuchara (y después con la mano) le das dando forma redondeada u ovalada. Podés ayudarte con la avena restante si ves que te pega mucho. Una vez que tenés todas las bolitas las pasás por semillas de sésamo. Se cocinan en sartén caliente con apenas aceite moviendo para que no se peguen. Se sirven tibios y pueden rellenarse con mayonesa vegetal.

Terrina veganita

Para esta receta tendrás que conseguir: 1 zanahoria, 1 puerro, 1 verdeo y 1 cebolla. 2 tazas de avena arrollada. 1 cucharada de sal marina. Aceite de oliva extravirgen. Salsa de soja de buena calidad.

Entonces, limpiás, pelás y cortás las verduras a cuchillo. En una sartén (a fuego fuerte), ponés un poquito de salsa de soja. Luego agregás las verduras, movés para que no se  peguen. Dejás en remojo la avena durante toda la noche. Luego la cocinás hasta que llega a punto de hervor, y la dejás cocinando en su propia agua. Una vez que la avena absorbe toda el agua la mezclás con las verduras y la amasás. Si te queda muy pegagosa podés ayudarte con harina de avena. Debe quedar de buena consistencia como para poder desmondar sin que se rompa. Aceitás y espolvoreás un molde rectangular (el que solés usar para hacer budines) y colocás dentro la masa. La apretás con las manos, la idea es que la prenses durante un rato. Una vez que toma la forma ya podés desmoldar y servir a temperatura ambiente o apenas tibia.

Importante! Si por algún motivo notás que tu terrina se desarma podés agregarle 9 cucharadas de harina de garbanzos (el equivalente a 3 huevos) que disolvés en caliente con 6 cucharadas de agua. Lo agregás dentro del molde. Y cocinás.

Turrón de avena

Esta última receta es una superdelicia. Lleva nada más 4 ingredientes.

Para ello vamos a necesitar: 2 tazas de avena arrollada instantánea. 1 pocillo de azúcar mascabo. 1 pocillo de cacao amargo. 1 puñado de higos secos (rehidratados). 1 pizca de sal rosada. 1 cucharadita de canela en polvo. Agua caliente en cantidad necesaria.

La noche anterior ponemos en remojo la avena junto con el azúcar mascabo, el cacao amargo,  la canela y la sal rosada. Incorporamos agua caliente como para que se humedezca esta preparación. Al otro día tomamos un bowl y amasamos todo eso. Lo colocamos en un molde rectangular y llevamos a la heladera. Servimos con higos por encima. Es una receta ideal para hacer con los niños!

DSCN4098

Y ahora… qué harás con esa avena que tenés en casa?

Un fuerte abrazo!

Melina.