La cocina mexicana

Alimento humilde, femenino, maternal. Extensión de la Madre tierra. Colorido, jugoso, exótico, picante, agridulce, fresco, variado, abundante. La comida mexicana es un legado legítimo, tradicional y autóctono que se pasa de generación en generación por medio de la tradición oral generalmente de mujeres, de abuelas a madres, de madres a hijas, de abuelas a nietas, que hoy en día alimenta a una población mestiza. Es el resultado del trabajo de las manos campesinas de hombres de tierra, aire y sol. Y de la alquimia de los fogones de las mujeres que trabajan incansablemente en casa, cocinando, tejiendo, haciendo artesanías, cuidando a sus hijos.
Las auténticas guardianas y portadoras del conocimiento ancestral de la elaboración de la comida mexicana original son las mujeres nativas, que trabajan tímidas y humildes detrás del humo y de las ollas de barro y los comales llenos de tortillas hechas a mano.
La comida mexicana se basa en el maíz, símbolo de humildad, que noblemente brinda la posibilidad de transformarse en masa, y a su vez en atole, tortillas, tamales, sopes, quesadillas, tlacoyos, tostadas, y tacos.
El taco es parte de la alimentación diaria del pueblo me
xicano. El taco nace del cálido abrazo que brinda la tortilla de maíz a cualquier alimento, éste puede ser nopales, aguacate, frijoles, queso, etc. La tortilla es rica en calcio y proporciona fibra al organismo, si se consume en cantidades normales es un alimento maravilloso para el organismo.
Es importante recordar que todo lo anteriormente mencionado se prepara con el contacto directo de las manos con el alimento y se ingiere de la misma manera. La comida mexicana es un ejemplo de sustentabilidad contundente, aprovecha todo lo que la tie
rra brinda, como es el caso de la flor de la calabaza que se come en sopa o en quesadillas. Otro ejemplo son los nopales que nacen de manera silvestre en los campos, y se les atribuye enormes beneficios para la salud y la estética. Una de sus cualidades más conocidas, su capacidad de reducir de manera importante el colesterol del cuerpo. Por mencionar otro ejemplo está el cuitlacoche, que es un hongo que nace del maíz, y se cocina para comerse en quesadillas, se considera un alimento muy preciado por su particular e inigualable sabor.
Las recetas mexicanas guardan en si mismas un misterio mágico a través de sus vapores, sus ollas y cazuelas de barro, y sus mujeres trabajadoras que con mano abundante cocinan con fe para que lo que se cocine alcance para todos los que están y todos los que pudiesen llegar a la hora de la comida. La mujer mexicana cocina con mano abundante pidiendo que el alimento rinda bien para todos. 

Yuro Zamudio.